miércoles, 6 de junio de 2018

Deberán indemnizar al dueño de un auto que, luego de adquirirlo, sufrió más de 10 desperfectos en menos de un año

En la causa “M. N. E. C/ S. S.A. y Otro S/ Cumplimiento Acuerdo Ley 24240”, la actora demandó a la concesionaria y al fabricante del vehículo por la “reparación no satisfactoria del automotor que adquiriera”. Es decir, optó por la conducta prevista en el inciso b del artículo 17 de la Ley de Defensa del Consumidor.
Dijo que la actitud de la concesionaria estuvo en todo momento dirigida a minimizar la falencia y los perjuicios que ella sufrió, y que la sometió a destratos y a respuestas insuficientes.
Y señaló que el comprador de un automóvil 0 km tiene como principal objetivo el de gozar de la tranquilidad de utilizarlo sin contratiempos por el desgaste propio de los vehículos usados.
Si bien reconoce que los aparatos mecánicos son susceptibles de fallar, la demandante considera que, cuando ello ocurre, las demandadas deben acudir sin pausa a solucionarle el problema y el perjuicio ocasionado.
En la demanda, destacó que antes de los dos meses de uso debió concurrir a la concesionaria por problemas que no debe presentar un automotor 0 km, en tanto que la unidad tuvo que volver a ser reparada en dieciséis oportunidades, y quedó varada al costado de una ruta y debió ser acarreada, por lo que terminó quedándose sin movilidad.
La sentencia de primera instancia condenó a las demandadas a abonar el importe equivalente al de un vehículo nuevo, con las mismas características técnicas del oportunamente adquirido, conforme el precio vigente en plaza al momento de abonarse este. También ordenó a la actora la entrega en devolución de la camioneta.
El fallo de grado estableció, además, una indemnización por privación de uso del automotor al considerar que el vehículo "oportunamente entregado a la accionante presentó defectos de fabricación que no pudieron ser solucionados”.
Las demandadas apelaron la decisión, pero la Cámara de Apelaciones confirmó la sentencia de grado por el “supuesto de reparación no satisfactoria”.
“La parte actora adquirió un vehículo 0 km, con la expectativa de utilizarlo sin inconvenientes, y tal expectativa se frustró por vicios propios del automotor, no importando frente al consumidor si esos vicios son originarios de fábrica o consecuencia de una mala reparación, o causados por ambos supuestos”, señaló el fallo.
Los camaristas señalaron que en el caso “ha fallado el cumplimiento de este estándar de calidad”, y que la persona que "adquiere un automóvil 0 km lo hace pensando en que podrá hacer uso de ese bien sin mayores inconvenientes, excepto el mantenimiento habitual, por lo menos en los primeros años o durante un cierto kilometraje”.
Sobre la acción llevada a cabo por la reclamante, los camaristas explicaron que “el artículo 17 de la ley 24.240 señala que existe reparación no satisfactoria cuando la reparación efectuada no resulte satisfactoria por no reunir la cosa reparada, las condiciones óptimas para cumplir con el uso al que está destinada.”
Por su parte, el decreto reglamentario de la ley 24.240  -1.798/1994- especifica que se entenderá por “condiciones óptimas” aquellas necesarias para su uso normal, mediando un trato adecuado y siguiendo las normas de uso y mantenimiento impartidas por el fabricante.
“No se trata de discutir el tiempo que insumieron las reparaciones, si algunas de las fallas fueron esporádicas o la cantidad de kilómetros a partir de la cual aparecieron los problemas, sino que lo medular es que la parte actora adquirió un vehículo 0 km, con la expectativa de utilizarlo sin inconvenientes, y tal expectativa se frustró por vicios propios del automotor; no importa frente al consumidor si esos vicios son originarios de fábrica o consecuencia de una mala reparación, o causados por ambos supuestos”, destacaron los magistrados, quienes confirmaron la resolución de primera instancia.
(Fuente: Erreius.com)

sábado, 17 de febrero de 2018

Claro tendrá que pagarle $1 millón a un cliente por demorar baja del servicio

Los problemas y obstáculos que los proveedores de servicios de telecomunicaciones ponen para dar de baja un abono de cualquier tipo podrían llegar a su fin, gracias a un fallo ejemplificador.

En concreto, la Justicia en lo Civil y Comercial de Tandil ordenó a la empresa de telefonía Claro a pagar $1 millón a un cliente como resarcimiento por los inconvenientes que sufrió para dar de baja su línea.

La demanda se inició luego que el hombre intentó dar de baja su servicio de celular por mal funcionamiento y se encontró con innumerables obstáculos.

Para comenzar, le pidieron que presentase una carta por escrito enumerando los motivos por los cuales deseaba la
baja del servicio y le exigieron pagar un saldo deudor que nunca se comprobó.

Además, la empresa tercerizó el cobro de la supuesta deuda con un estudio de cobranzas e informó al Veraz, lo que "exterioriza un verdadero acoso y situación intimidatoria en transgresión a lo dispuesto por el artículo 8 bis de la ley de consumidor", señaló el fallo.

La titular del juzgado, Monica González Aloritta, sostuvo que la empresa mostró un comportamiento antijurídico con el único objeto de continuar presionando al usuario y así seguir obteniendo el pago de cargos indebidos.

Las múltiples intimaciones por distintas vías, por montos diversos sin expresión o explicación pormenorizada de su origen y conceptos colocaron al cliente en una situación donde no tuvo más alternativa que pagar (aún sin comprender qué es lo que estaba abonando) las sumas que le iban indicando distintas personas, invocando la representación de Claro, explicó la jueza.

Para la magistrada se encontraron reiteradamente menoscabados los derechos del consumidor por transgresión a varios artículos de la Ley 24.240, por lo que correspondió hacer lugar a la demanda en contra de la empresa de telefonía.

El fallo crea precedente ya que es el único en el país con una multa elevada y fijada en un juzgado de primera instancia.

Si desea leer el fallo completo haga clic AQUI
(Fuente: Diario Judicial)